Tres titiriteros en el redondel, uno, dos y tres

por Francisco Puch
[19/05/2017 a las 07:55] 


Remedando el conocido poema de Lorca “Uno, dos y tres,  tres banderilleros en el redondel”, y habida cuenta de que el albero de una plaza de toros, guarda cierta similitud con la pista de un circo, me he tomado la licencia de cambiar banderilleros por titiriteros, pues no otra cosa han parecido ser esos tres neófitos de la política que se están clavando las navajas entre sí en su lucha por las migajas del poder, desgironando, deshilachando por otra parte los restos del raído ropaje que aún le queda al PSOE.

 Para dedicarse a la Política, con mayúscula, hay una Carrera Universitaria de “Ciencias Políticas y Económicas”, dedicada a formar las inteligencias de quiénes la estudian, para poder dedicarse y no siempre  con éxito a gestionar y administrar a un pueblo.

 El único que, al parecer cursó esos estudios ha sido don Pedro, pero jamás ha ejercido,

salvo accidentalmente en el año 2012, porque se quedó sin escaño en el Parlamento, ya que toda su vida laboral ha estado ligada a su militancia en el PSOE hasta que dimitió de su cargo como Secretario General por los nefastos resultados obtenidos por su Partido gracias a su desastrosa gestión.

 Desde el punto de vista laboral, no se puede decir que haya sido brillante pues los conocimientos que sus estudios hayan podido proporcionarle,  los ha dedicado a su Partido hasta conseguir hundirlo.

En cuanto a los otros dos, dicen sus currículos que Dª. Susana hizo sus pinitos en Derecho durante diez años, no se sabe si terminó o no la carrera, lo cierto es que nunca la ejerció  ya que toda su vida laboral ha sido ir ocupando puestos a dedo en el PSOE para que fuera tapando la corrupción  en la que se han visto envueltos los anteriores presidentes de su partido en Andalucía.

 En cuanto al Pachi, no consiguió seguir con los estudios que al parecer inició para adquirir algo de cultura en los libros, ya que desde su más tierna infancia se enroló en el PSOE para tener un puesto de trabajo pagado con los dineros del pueblo; y sigue tolerando que se denigre su nombre de pila con ese “alias”, más bien producto de taberna de pueblo

 Pues con estos mimbres quiere el PSOE, partido hegemónico durante años en la historia de España, recomponer el cesto que hace agua por todas partes.

 Sea quién fuere el ganador de ese simulacro de títeres que han celebrado dándose de navajazos en la faja, al PSOE sólo le queda anunciar su defunción en las esquelas mortuorias. ¡Que desastre de Nación si cualquiera de los tres tomara la presidencia del Gobierno! La triste realidad para el pueblo es que no tenemos gentes de auténticas cualidades para gobernarnos.

 Uno, dos y tres, tres titiriteros en el redondel.




Įguilas Noticias

http://www.aguilasnoticias.com