El SEPRONA de la Guardia Civil detiene o investiga a cerca de 600 personas

por Redacción
[08/02/2019 a las 21:23] 


 

El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha detenido o investigado durante el pasado año a un total 590 personas por delitos relacionados con el maltrato animal. Durante este periodo de tiempo se cursaron también 16.625 denuncias en esta materia, 10.920 relacionadas con animales de compañía; 3.974 con animales peligrosos y 1.731 con razas caninas peligrosas.        

Más de un 10% de las actuaciones que se llevan a cabo en materia de Medio Ambiente se vinculan a lesiones o muertes de animales.

Asimismo, en los últimos tres años, la Guardia Civil ha llevado a cabo más de 50.000 servicios relacionados con cualquier tipo de ataques hacia animales, correspondientes o no con el concepto técnico de “maltrato animal”.

A lo largo de 2016 se contabilizaron más de 11.728 infracciones sobre maltrato animal y durante el 2017 se contabilizaron 11.277. En el campo de lo penal, en 2016 los delitos de maltrato llegaron a los 772 con un total de 488 personas puestas a disposición judicial, y en 2017 se registraron 866 delitos de maltrato en los que se detuvo o imputó a 488 personas.

Maltrato animal

Entre las distintas actividades que realiza el SEPRONA de la Guardia Civil incluyen los servicios destinados a prevenir acciones que tiene como objeto el provocar lesiones o, incluso, la muerte a cualquier animal.

En este sentido hay que distinguir la aplicación del concepto jurídico de “maltrato animal” de aquellas acciones que, popularmente, la sociedad las entiende como tal. Por eso, a la hora de contabilizar los casos, la Guardia Civil maneja unas estadísticas que deben ajustarse a la normativa sobre protección animal, especialmente la aplicación del artículo 337 del Código Penal.

Sin embargo, eso no excluye que los componentes del SEPRONA amplíen su actividad para evitar y perseguir las conductas que conllevan el maltrato, aunque los resultados se recojan en otros campos estadísticos.

Casos recientes es la muerte de un zorro a manos de un cazador o de una cría de jabalí acosada por dos perros azuzados por su dueño.

El Código Penal español solo aplica este concepto como figura de protección jurídica a los animales que, en cualquiera de las opciones, conviven en una esfera próxima al hombre. De hecho excluye a aquellos que “vivan en estado salvaje”.

La protección alcanza expresamente a aquellos animales domésticos, domesticados o que, en algún modo, tengan una especial relación con el ser humano. Esa protección alcanza incluso, no ya el daño físico concreto sino el poner a esos animales en situación tal que puedan sufrir algún tipo de riesgo.

En cualquier caso, las lesiones o la muerte causadas al resto de animales también son perseguidos por la Guardia Civil aunque su catalogación jurídica sea distinta.

 




Águilas Noticias

http://www.aguilasnoticias.com