visitas
15211819
La administración de la web Águilas Noticias no se responsabiliza, en ningún caso, de las opiniones vertidas en ella.
ACTUALIDAD
Anuario 2017   noticias imágenes

La silla vacía

por Francisco Puch (08/05/2018 a las 08:11)

El dos de mayo fue la fecha elegida por los políticos de turno que ya no me acuerdo si eran de izquierdas o de derechas o neutros, para designar la fiesta de la Comunidad Autónoma de Madrid, ese engendro de las 17 Españas que ni es la capital ni mucho menos la provincia de Madrid que durante más de seis siglos perteneció a lo que era la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, ni la Villa que como decimos los segovianos, es el pueblo más grande de la provincia de Segovia.

Aunque segoviano de nacimiento, Tierra a la que amo profundamente, llevo más de cincuenta años residiendo en este Madrid de mis amores, en el que han nacido dos de mis hijos por lo que, aunque sea una petulancia, me considero un madrileño de adopción.

 Que yo recuerde, en la Villa madrileña siempre se ha celebrado el dos de mayo con actos culturales, deportivos y lúdicos como sus famosas y populares verbenas en los distintos barrios amenizadas por el clásico organillo, hoy tristemente desaparecido habiendo sido  sustituido por pequeñas orquestas de cuatro o cinco músicos,e incluso por esa rancia música enlatada a cuyos arpegios siguen los castizosbailando el chotis.

 Pero al margen de lo   que es la fiesta popular, lo que me ha dado pie para instrumentar este escrito ha sido una foto que los periódicos han repetido en sus páginas durante el acto de entrega de los títulos de madrileños del año, a unos con méritos y a otros sin ellos para ostentarlo;  una foto digo, en primera fila con cinco sillas, cuatro de ellas ocupadas por mujeres y una en el centro sin ocupar por nadie, como si fuera una separación entre las damas sentadas a un lado y a otro de dicha silla vacía.

 ¿Y quiénes son esas cuatro damas? Pues son simplemente cuatro señoras que viven de la política, lo cual  no deja de ser un arte aunque no tan popular como las verbenas , el chotis y las fiestas de Madrid,y que ocupan relevantes cargos públicos cuáles son: la presidencia de la Asamblea de Madrid y la Vicepresidencia del Gobierno, a un lado de la silla vacía, y la Secretaría General del Partido en el Gobierno y la Delegada del Gobierno popular, al otro lado de la mencionada silla vacía, las cuatro pertenecientes al mismo partido político pero separadas por una silla vacía, lo cual ha dado pie a los  malévolos comentaristas políticos, que de eso entienden, a decir que entre ellas no se llevan bien y están celosas de sus propios egos y de sus protagonismos políticos: que si yo mando más que tú, que si tú mandas menos que yo; que si Mariano me prefiere a mí que si Mariano te quiere a ti, y todas esas rencillas personales que en nada vienen a redundar en beneficio del pueblo, que es a lo que deben dedicarse.

Y vengo a hacer referencia a ese movimiento feminista que tanto alborota queriendo que la mujer sea igual que el hombre, al que no he oído que digan nada de que los altos cargos políticos que esas damas ostentan, no hayan sido acaparados por el hombre. Se ve que a ese movimiento seudo-feminista sólo le interesa promover algaradas para las trabajadoras  en empleos  menos relevantes.

 Personalmente, y no me agradaría que me tachen de machista pues siempre he dicho que la mujer es el ser más importante de la Tierra, ya me gustaría como hombre, hacer lo que esas cuatro damas hacen y cobrar lo que ellas cobran, que jamás en mi vida he soñado con cobrar,  a pesar de mis largas jornadas de trabajo; pero muchos son los llamados y pocos los elegidos.

 Terminado el acto de entrega de diplomas y trofeos, los ujieres, (no sé si se les sigue llamando así), recogen y apilan las sillas para despejar la sala y hacer sitio para la recepción y el ágape que se sirvió a continuación.

Hubo alguien que, al parecer, hizo un comentario sobre la silla vacía: “esta silla no huele a nada”; y otro le respondió: es que nadie ha estado sentado en ella, pero no te preocupes que dentro de poco, olerá tan mal cómo las demás, sea quien fuere quien se siente en ella.

¡Qué cosas tienes Manolo, dos con leche y uno solo”!. Es un decir.


powered by Glucógeno Creatividad